El alcoholismo es una enfermedad y conlleva muchos peligros serios. Beber en exceso aumenta el riesgo de padecer algunos cánceres, causa daños en el hígado, el cerebro y en otros órganos. Puede provocar defectos congénitos en los hijos. Aumenta el riesgo de muerte por accidentes de tráfico, accidentes laborales y también otras lesiones, así como el riesgo de agresiones, suicidios y homicidios.

El alcoholismo es una enfermedad con cuatro características principales:

Ansia de beber: el paciente siente una fuerte necesidad de beber

Pérdida de control: dificultades para parar de beber una vez que se ha empezado

Tolerancia: necesidad de beber cantidades de alcohol cada vez mayores para poder sentir el efecto del alcohol

Dependencia física: síntomas de abstinencia, tales como ansiedad, nauseas, sudoración o temblores después de dejar de beber

¿COMO DETECTAR EL ALCOHOLISMO?

Una persona consume bebidas alcohólicas. Gradualmente el consumo va aumentando convirtiéndose en excesivo y empieza a dar problemas al paciente y a los que conviven con él. Se producen alteraciones en el carácter y la conducta con enfados frecuentes, descontrol de hábitos y horarios, abandono de aficiones y amistades sanas, mentiras, promesas incumplidas de dejar de beber, dificultades para asumir responsabilidades y, a veces, problemas económicos y laborales.
El paciente, por sí mismo o por la presión de su entorno, se propone dejar de consumir o consumir moderadamente para no tener problemas. A veces lo consigue durante un tiempo, pero al final, a pesar de las buenas intenciones, el problema no se resuelve y el paciente termina volviendo a consumir sin control una y otra vez generando conflictos de todo tipo.
Algunos alcohólicos presentan sintomatología psicológica de inmadurez, dependencia emocional, inseguridad, conductas temerarias, chantajes emocionales, baja tolerancia a la frustración, hostilidad, celos, fanfarronería, sentimiento de culpa, deterioro intelectual, desequilibrio emocional, distorsión en el área sexual, pérdida progresiva de los intereses vitales: familia, hijos, trabajo, aficiones, etc.
El alcoholismo puede complicarse con el consumo de otras sustancias también adictivas: tranquilizantes, cocaína, cannabis, anfetaminas, etc. que complican el cuadro y aumentan los riesgos para el paciente.
Para Detener la enfermedad

El alcoholismo es una enfermedad grave reconocida por la OMS que puede conducir a la degradación física, mental y emocional de quien la sufre.
El alcoholismo no se puede curar, pero sí se puede detener. De hecho, los alcohólicos anónimos siguen identificándose como alcohólicos aun cuando llevan varios años sin probar una gota. Como estrategia no se proponen dejar de beber para siempre, sino que se hacen la promesa de no beber durante un día entero: las 24 horas del día presente. Esa promesa se va renovando día tras día. Lo que importa no es lo que se hizo ayer o lo que se hará mañana, sino mantenerse sobrio hoy.

Diez pasos

• Asumir la derrota. Es esencial reconocer que eres un enfermo y que tu vida ha llegado a ser ingobernable.
• Exprimir cuatro limones en un vaso y luego añadir una cucharadita de miel y agua. Debe ser tomado en ayunas y entre las comidas hasta crear el hábito de consumo que ayude a olvidar las bebidas alcohólicas.
• Consumir dos o tres manzanas diariamente, ya que desintoxica el organismo y disminuye el deseo de ingerir alcohol
• Tomar un vaso de jugo de zanahoria cuando se sienta el deseo de consumir alcohol.
• Quinto paso: Licuar dos tallos de apio en medio vaso de agua y tomar este jugo dos veces al día.
•  Tomar seis cucharadas de miel en la mañana, en el mediodía y en la tarde. Si se le acompaña en la mañana con un vaso de jugo de tomate se obtiene un mejor efecto.
• Tomar tres tazas al día de infusión de angélica endulzada con miel. Tanto la raíz como las hojas de angélica poseen un aminoácido que inhibe la necesidad de tomar alcohol.
• Preparar el siguiente jugo curativo con un mango, una hoja de espinaca y dos naranjas Luego se debe extraer los jugos de la espinaca y naranja por separado y licuar con la pulpa del mango. Este jugo se toma en ayunas para mejorar las condiciones de salud y mejora la intoxicación alcohólica.
• Hervir un chayote y después batirlo con granadilla. Si desea puede agregarle miel. Comerlo tres veces al día.
• Poner al sol tres cogollos de tomate y un puñado de ajenjo durante un día. Después moler hasta convertir en harina, colar y verter en el trago que se consumirá. Su sabor amargo evitará la posterior toma de alcohol.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.

Llamada gratuita

Llamada gratuita a tu consulta de Tarot desde Skype

Llama a nuestro gabinete a ttravés de Skype

Puede llamar desde su PC desde cualquier país del mundo y consultar con los tarotistas del Gabinete de El Tarot de Ana. Y lo mejor sólo paga la consulta de Tarot, la llamada, para usted es gratis, sí, no paga absolutamente nada.

CLICK EN LA IMAGEN PARA ACCEDER

Tarot Rituales y Runas 806 399 100
Paga con Paypal

Paga tu consulta de Tarot desde paypal

CLICK EN LA IMAGEN PARA ACCEDER

Tarot Rituales y Runas 806 399 100
Tarot y Videncia 806 399 050
Hazte Fan
Tarot y Videncia 905 456 372
Tarot y Videncia 806 39.90.50